Arte al Muro en Yurumanguí. Colores para la memoria. Pintura para el alma

A principios de  marzo, en el sublime paisaje tropical de San Antonio de Yurumanguí, las artes urbanas del muralismo  impregnaron su estallido cromático y furia volcánica para evocar  memorias ancestrales, cimarronas  y raizales con un  sentido homenaje a Deyfa Zoliman, por su inmenso legado y fraterno liderazgo a las comunidades de la Cuenca del Río Yurumanguí. Ashe para toda la galaxia desde el Pacifico Sur, esto es lo que hay: ¡El Pueblo no se rinde carajo!

Por Harold Pardey aka zudacaboy de la calicalentura

 

  1. Autorretrato

Soy Zudaca, nómada urbano y habito el siglo XXI, el cual comienza para la historia con una pandemia de corona virus que electrocuta las mentes y los cuerpos del planeta trampa. Sin embargo la dignidad rebelde emerge siempre en las periferias, en cuyos puntos de esperanza, siempre me he sentido convocado en largos días y noches pletóricas de libertades infinitas con las y los hermanos de la diáspora africana. Desordenados sentidos emancipatorios he hallado en este fructífero proceso de ahogarme con el perfume cósmico de Zion, de caminar por los intersticios aun no potabilizados totalmente por el SISTEMA, de encontrarme con subjetividades que apuestan a la minga colectiva, de sembrar colores en el desierto esperando con vibración universal a que algún día llueva y germine un proyecto global de una sociedad más incluyente con las diversidades y las diferencias. Un mundo donde quepan muchos mundos con la creación de nuevas formas de vida comunitaria, en la calle, en el aire, en los manglares, en las veredas y en las redes. Se trata de recuperar esas palabras que dieron una batalla: Justicia. Igualdad. Libertad. Palabras que fueron incendio y deben seguir siendo chispa, un futuro deseado y posible. Hay algo aquí que está mal y que no puede estar bien. ¿Lo ves? ¡Agúzate! Time will tell.

  1. Primer Plano

Viernes cultural. Un muro. Una esquina. Dos jóvenes mujeres. Árbol Fauna y Linda Posso conspiran con el aura de la sororidad. Suena un currulao,  irrumpe su majestad la marimba y se mueven las caderas y las brochas armónicamente con el espíritu de los cantos del pacifico recóndito. El sol y la lluvia se trenzan en nuestras pieles, y los niños y niñas juegan con los colores, mestizan las pinturas, el arte nos convoca con pintura a la lata para re-conocernos como habitantes del pasado, el presente y el futuro.

El muralismo del colectivo Sociedad Arte y Concepto provoca una interacción con el público, su participación, para convertirlo en parte activa del proceso pedagógico y de resistencia cultural que se gesta aquí preñando de sentidos colectivos y cosmovisiones a San Antonio de Yurumanguí, con un lenguaje innovador que navega entre lo ilegal y lo legal, replanteando los usos del espacio público desde el derecho  cultural a rememorar las raíces ancestrales que todas y todos tenemos como activistas de la imaginación. Un contrapoder semiótico, transgresor y contracultural que disputa las narrativas oficiales  que imponen los discursos hegemónicos, corporativos  y estéticos de la publicidad, que nos invade tanto en la nube digital como en el gris  asfalto.

 

III. Vox Populli

Dalia Mina, Lideresa del PCN

“Con el mural  se está reconociendo el trabajo que hizo doña Deyfan desde que empezamos este proceso, ella fue una de las gestoras  del proceso organizativo en Yurumanguí    y en la construcción de los avances que tenemos en los derechos étnicos y todo el proceso de la constitución de la ley 70. Incluso ella fue la primera secretaria de la organización étnico territorial en 2002, cuando nació la organización nuestra. Su proceso de liderazgo fue ejemplar, porque no tuvo problema si le tocaba ir a canalete, bogar dos tres días para llegar al espacio.

Es un reconocimiento a esa gente que lo dieron todo y que se sacrificaron, y lastimosamente hoy está muerta pero quedara en la historia que hoy los muchachos miren su foto y empiecen a indagar por el esfuerzo que ella hizo por este proceso organizativo.

Deyfan Zoliman Canga murió en el 2018, fue casada con don José Eugevides,  y creo que tuvo 8 ó 9 hijos, con los cuales hizo un buen trabajo de educación y formación. Fuimos vecinas, y estaba esa hermandad alrededor del trabajo comunitario siendo pilares en la construcción de este territorio. Una señora que siempre estaba en las mingas y en las fiestas patronales. Fue un trabajo muy bonito que se hacía, por ejemplo cuando era pa vestir las calle estaba doña Ángela, mi mamá, doña Elodia y comenzábamos a cortar papelillos desde temprano con doña Deyfan, o cuando se moría alguien, nos sentábamos a cortar las coronas y hacer los arreglos fúnebres. Estábamos con ella y otras mujeres en diferentes espacios culturales como las fiestas patronales de Merizalde y el Sagrado Corazón de Jesús”.

Manuel Riascos, pescador

“De ella  recuerdo que fue muy popular en el pueblo y colaboradora en la comunidad. Ella curaba a los enfermos, y practicaba la agricultura de papa y banano. Conmigo tuvo un buen trato, me brindo sus conocimientos como curadora, y me alegro mucho ver ese mural con sus rostro  porque nosotros tenemos una costumbre que después de muerto no vale nada y ella fue muy buena y hay que recordarla así “.

Sergio Castro Arroyo,

 “Una señora muy buena,   cultivadora de caña, papa china, guarapo lo que fuera. Se enfermó un día y se fue pa Buenaventura, y todo el mundo tembló por ella, porque  dolió su muerte. Ahora que la reconozco en ese mural, me duele mucho porque la perdimos pero la estamos valorando, porque ella sirvió mucho a esta comunidad”.

La señora Enelia

“Yo la conocí cuando íbamos con el padre Joaquín Mayorga, párroco de Merizalde, y con doña Deyfan nos pusimos al frente de eso de la organización APONURY, e íbamos al barranco y juntas. Ella fue una líder muy grandiosa, que iba a todas las partes donde la llamaban como Cajambres. No sabía que iban a pintarla y me emociona este trabajo. Uno le decía por cariño doña D, y cuando supe lo del mural  me pareció maravilloso porque uno nunca olvida su excelente liderazgo”.

Sogar Eliecer Posso Mina, Tesorero del consejo comunitario

“Es un mural que habla de resistencia   con la imagen principal de  Deyfan Zoliman y la hemos plasmado aquí para que los nuevos jóvenes tenga el referente de su lucha .Ella era mi madrina, y tuve la oportunidad de conocerla y aprender muchos valores como el respeto, velar por la comunidad, estar pendiente de todo y el amor por esta tierra, que me fortalecieron y ayudar al proceso organizativo.

Ella sin ser promotora de  salud conocía el tema de medicina tradicional y partería, y tenía conocimiento como tratar las enfermedades porque una debilidad que tenemos es que los conocimientos de estas personas se pierden y hemos tenido una gran pérdida con su desaparición física”.

Yver Yesid, estudiante

“Ese mural representa nuestra cultura, se ve reflejado todo lo de nosotros y les damos muchas gracias y ojalá puedan regresar y hacer muchos más con nuestra ayuda”.

Linda Posso, Socióloga

“ Estoy súper feliz en este paraíso, es un regalo tanto para la comunidad como para nosotrxs. En el mural  quedó plasmado  el retrato de una mujer, de una lideresa que aquí la recuerdan muchos por su recorrido y rol dentro de lo organizativo, porque  aquí en este territorio, las mujeres movilizan, comunican,  y convocan. Son autoridad.

  1. Coda

El muralismo invita a pensar el espacio público sin retórica populista, para abrirle nuevos campos de acción a la expresión, a la libertad, a la marginalidad, al disenso, a las voces y a los cuerpos silenciados, reivindicando un verdadero arte público que escenifica la producción artística y las estéticas sociales,  desde una dimensión profunda de lo político: su dimensión cultural  que aportan un escenario para el mutuo reconocimiento, que abre la política a una mayor y más profunda participación democrática, para el país que habitamos, sin importar la condición económica y social. Los aerosoles que disparan Tags,  las líneas que abrigan texturas experimentales del graffiti,  son la luz de la chispa que no instauran otro orden. No incendian, pero iluminan e inspiran a otros a seguir escribiendo sus deseos y sueños en el lenguaje de los muros, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia, pues quien resiste lo hace porque tiene un resto de vida y de esperanza, y quien persiste, no ha perdido algunas convicciones básicas, y quien insiste muestra que sigue considerando algunas cosas como válidas y vigentes.  Destroy Babylon System. Nos vemos en las barricadas de la imaginación, fantasía y libertad.