Yurumanguí Renacientes / Un sistema comunitario de difusión sonora

Colectividad. Redes de colaboración. Soberanía. Autonomía tecnológica. Libertad. Apoyo mutuo. Economía sustentable. Participación. Aprendizaje. Innovación. Sostenibilidad. Apropiación. Integración. Inclusión. Comunidad. Ecosistema. Comunicación Comunitaria. Alternativa. Creativa. Lúdica. Ancestralidad.

Por Harold Pardey aka Zudaca boy de la Calicalentura

  1. Subjetiva radialista

 

Hace muchos años que habito el carnaval de sonidos del planeta trampa, con la plena consciencia que las ondas libres en movimiento nos permiten realizar, hacer y conspirar otros tipos de comunicación posibles  donde quepan muchos mundos  …  y de esos sentires hechos radio, radio,  RAAAADIIIIIOOOO, trata este texto: delirio, sueño, performance, sound system, human beat box, chisme de barrio, altoparlante … Nos encontramos en el aire, en el éter, porque a lo mejor está en la calle, y es el viento, a lo mejor es una fiebre que no cura, a lo mejor es rebelión, y se está transmitiendo por las ondas rizomáticas de las radios libres.

Soy un radialista, un radio apasionado por la comunicación alternativa  que se dirige contra el abuso del poder comunicacional. La definición es válida si partimos de un diagnóstico inicial que nos indica que las posibilidades de emisión están desigualmente repartidas. La democratización de las posibilidades de constituirse en emisor atacan la concentración de poder  comunicacional.

 

 

  1. Plano de Conjunto

En el calendario gregoriano del mes marzo, y en Colombia nos informan los mass media que muy pronto llegará la tercera ola del Covid-1984 , siguen saqueando sus  recursos naturales, así los noticieros nos  prometan  la ilusión de una vacunación masiva frente al corona virus. Las retroexcavadoras no descansan un segundo en planear como seguir violentando a la pacha mama.

 

La ola invernal nos estrangula, y cada vez nos sentimos como parte del set de filmación de Mad Max, peleando por el agua, aunque se supone que la paz fue firmada en la Habana  en 2016 , y por ello recibimos un segundo premio nobel en este platanal, por eso urgimos de un acuerdo humanitario contra la dinámica de despojo que sigue azotando a la Colombia rural.

 

 Por fortuna, soñar aún es gratis para quienes habitan con desmesura los márgenes y sonidos del Pacífico Sur, y sintonizan  la comunicación comunitaria como una opción digna y valida en América Latina, el continente de los vientos, como una bandera para agitar  resistencias, mezclando lenguas, ritmos, y utopías de esperanza, que denuncian las mafias que se esconden detrás de la democracia.

En San Antonio de Yurumanguí,  fuimos a convocados  por los espíritus de la selva, los ríos y los manglares  para participar en una conversa  de comunicación comunitaria ,  junto a jóvenes, mujeres, líderes y lideresas de la vereda plenamente convencidos y convencidas de la visibilización de procesos de gobernabilidad y de resistencia cultural que se teje en este paraíso natural.

Con la lluvia  como banda sonora se  configuró durante tres días un espacio para repensar la nuevas tecnologías de la comunicación, bajo la orientación de Julián Latorre, ingeniero de sistemas y mecatrónica de la Universidad Nacional,  quien desde sus saberes y experiencias en Cajibío,  propuso entrelazar los lenguajes tecnológicos del WIFI  con las expresiones culturales de la vereda San Antonio,  con la instalación de un sistema alto parlante que fomenta la innovación social, la inclusión digital, la libre circulación del conocimiento, la transformación y mejoramiento del entorno comunicacional con  una red de auto prestación de servicios, porque “ este tipo de redes está conformado por comunidades o grupos organizados que deciden compartir un servicio de telecomunicaciones a través de una red propia, tienen un fin no lucrativo y construyen o comparten una infraestructuras común. Las Comunidades son dueñas y operadoras de la infraestructura de su red local celular”.

Algunas mujeres del equipo de comunicaciones como Yolima Aramburo, comentaron tras la experiencia pedagógica de los talleres que  La red permite comunicarnos y fortalecer el aprendizaje; y los procesos  educativos de la comunidad. Esperamos multiplicar estos conocimientos en la comunidad montando una mesa de trabajo”.

En ese mismo orden de ideas Ana Patricia Canga, agradeció la experiencia de formación tecnológica, afirmando que  “vamos a aprender mucho y  poder dar informaciones sin necesidad de salir de casa y eso  afecta positivamente a todas las comunidades de la cuenca del río Yurumanguí “.

Por su parte el joven  Yver Yesid Caicedo, que se empoderó de la herramienta con sus artes verbales como locutor y Dj, resumió el poder de la red en  “la efectividad y rapidez de los mensajes para la comunidad”.Allí está sintetizado el carácter aurático de la experiencia del trabajo en red comunitaria, de acumular otro capital, el de inteligencias colectivas que  ensayan una escritura plural donde se conocen muchas escrituras de mujeres y hombres, que adoran viajar por el paisaje radial de la esfera sónica con la defensa radical de la imaginación, y buscan la articulación con otros medios impresos, digitales, audiovisuales o plataformas comunicativas,  que ayudan a extender y participar en la construcción de marcos simbólicos diferentes a los que propone el pensamiento único.

 

  • Bonus Track

La Radio podrá ser el más gigantesco medio de comunicación imaginable en la vida pública, un inmenso sistema de canalización. Lo será cuando no sea solo capaz de emitir sino también de recibir, en otras palabras si consigue que el oyente no solo escuchase sino también hablase, que no permaneciera aislado sino relacionado. Este es el comienzo de la radio”. Berthold Bretch.