El asesinato de un hermano Negro se suma al genocidio del Pueblo Negro en Tumaco

El asesinato de un hermano Negro se suma al genocidio del Pueblo Negro en Tumaco

El Proceso de Comunidades Negras en Colombia PCN, rechaza el asesinato del joven Juan Camilo Sevillano el día miércoles 22 de noviembre en el Municipio de Tumaco Departamento de Nariño y demanda de la Fiscalía General de la Nación acciones que demuestren su compromiso para acabar con la impunidad en los territorios Afrodescendientes.

El pasado 21 de noviembre del presente año, a las 8:40 pm en el barrio California del municipio de Tumaco,  fue asesinado el joven Juan Camilo Sevillano mientras caminaba por las calles de uno de los barrios que lo vieron crecer. Un joven rapero, carismático, educador en la escuela de formación política de la dinámica juvenil del PCN, el único hijo de nuestra hermana María Emérita, militante y una de las fundadoras del Proceso de Comunidades Negras en Colombia -PCN, a quien hoy  un dolor irreparable la embarga en lo más profundo de sus entrañas y como ella muchas madres que en el silencio y la indiferencia de los medios de comunicación, los gobiernos, la justicia y las autoridades les ha tocado enterrar a sus hijos e hijas que han sido silenciados por la violencia sistemática de este país y en especial de  este municipio, una violencia desmedida que pareciera no  importan ante los ojos de esta sociedad racista.

Como Camilo son ciento de jóvenes, niñas y niños que han sido asesinad@s, reclutad@s, desaparecid@s, violad@s, desplazad@s a manos de actores armados ilegales que hoy ejercen control sobre barrios, territorios urbanos y rurales de este municipio, por medio de terror y fronteras invisibles que bloquean y les niegan la posibilidad de otros horizontes. Ante esta indiferencia sistemática nos preguntamos; acaso las vidas de los jóvenes negros no importan en este país?  Pagamos el precio de la guerra, ¿pagaremos el precio de su paz?.

Ante estos hechos, el equipo de derechos humanos y la dinámica juvenil del PCN rechazamos, alertamos y denunciamos públicamente este hecho y todos los hechos que nos embargan de dolor y que ponen en peligro la existencia digna de nuestro pueblo, de nuestros jóvenes renacientes que hoy son masacrados vilmente en medio de la retórica elitista sobre la paz.

Ponemos en evidencia de la opinión pública que, a pesar del incremento de la militarización que ofreció el Presidente Juan Manuel Santo en Tumaco, continúan los innumerables hechos macabros que son la pesadilla no solo de los líderes y lideresas en Tumaco, si no de jóvenes y familias  que viven en una constante situación de acorralamiento, dolor y silencio ante el control armado mercenario que ejercen grupos paramilitares narcotraficantes en los territorios ancestrales donde la gente negra, pese a las condiciones históricas de marginalidad impuestas por el racismo colombiano, han construidos y defendido posibilidades de vida con dignidad que el Estado de manera negligente ignora y desatiende.

Reafirmamos que, como ha sido nuestra tradición ancestral, tenemos un compromiso con las búsquedas de construcción de condiciones de vida digna y pacífica en Colombia. Pero tenemos claro que estamos ante un sistema económico y político neoliberal dominante que nos sentencia a ser los desterrados de la tierra, que mata parte de nuestros espíritus y ensangrenta las raíces que plantaron nuestras ancestras y ancestros, nuestras abuelas y parteras en la tierra. Advertimos que si el gobierno colombiano, su sociedad blanco-mestiza y la comunidad internacional continúan ignorando las realidades de Tumaco, Colombia terminará protagonizando el proceso de paz más violento de la historia.

Por Camilo y por todos los jóvenes asesinados  alzamos nuestras voces en alerta y resistencia ante esta nación que  nos trata con indiferencia y violencia racista. No pararemos de luchar y alzar nuestras voces de indignación aunque los violentos se tomen nuestra vidas.

Ante todas estas violaciones sistemáticas exigimos lo siguiente:

  1. Investigación y judicialización de los responsables directos e indirectos de este crimen.
  2. Que el Presidente Juan Manuel Santos convoque de inmediato a la Fiscalía General de la Nación, Procuraduría, Defensoría y las autoridades locales y autoridades propias étnicas para concertar acciones y medidas más efectivas y contundentes que conlleven al desmantelamiento y control de los grupos armados en los territorios de Tumaco.
  3. Al presidente Juan Manuel Santos ordenar de inmediato a la Unidad Nacional de Protección y a la Unidad de Victimas la atención y generación de condiciones de seguridad para la lidereza Madre del joven asesinado y su familia y a los miembros del PCN en el área.

Proceso de Comunidades Negras en Colombia

Noviembre 23, 2017-11-23

#SinNegrosNoHayPaz

 

Síguenos y dale estoy de acuerdo:

Deja un comentario

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.