2013 INICIA CON NUEVOS ATROPELLOS EN CONTRA DE LAS COMUNIDADES INDIGENAS EN COLOMBIA

Manuel Antonio Bautista Pequi, Comunero del Resguardo Indígena de López Adentro y Coordinador Zonal de la Guardia Indígena, detenido arbitrariamente.

Las organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos abajo firmantes solicitamos al gobierno nacional respeto y garantías de derechos humanos para las comunidades indígenas del Norte del Cauca, del sur Occidente y de Colombia. En consecuencia instamos al Gobierno Colombiano en cabeza del presidente Juan Manuel Santos y a las autoridades judiciales que arbitrariamente privaron de la libertad al líder indígena de la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca, ACIN, reconocer públicamente el error cometido y regresar a Manuel Antonio a su comunidad y a la familia.

El deber del Estado colombiano es proteger a las comunidades indígenas y generar acciones reales y eficaces que amparen sus derechos individuales y colectivos. Sin embargo, además de persistir un profundo vacío legal para proveer a las comunidades indígenas de mecanismos que garanticen sus derechos, continúa existiendo en Colombia una sistemática persecución. A los graves hechos de violación a los derechos humanos y derecho internacional humanitario denunciados durante el año 2012, (masacres, asesinatos, amenazas de muerte, bombardeos, desplazamiento forzado, entre otros) se suman en los cuatro primeros días del 2013: El asesinato del líder indígena del pueblo Embera, REINALDO DOMINICO, sucedido el 1 de enero en el Municipio de Dabeiba, Antioquia; la detención Ilegal en contra MANUEL ANTONIO BAUTISTA PEQUI; y las agresiones que sufrieron la comunidad y las autoridades indígenas de la ACIN, por manifestarse en contra de la detención de Manuel y exigir respeto al derecho propio, la legislación indígena y a las normas internacionales que resguardan sus derechos.

El coordinador Zonal de la Guardia Indígena del Norte del Cauca, fue detenido el 4 de enero cuando se desplazaba del Municipio de Santander de Quilichao a la ciudad de Santiago de Cali, Valle del Cauca. Posteriormente trasladado a la URI – SAU. Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía – Sede de Actos Urgentes; desde donde fue llevado a la Ciudad de Popayán, en donde se encuentra en estos momentos. Según lo manifestado públicamente por el Coronel Lemus, comandante encargado de la Policía Cauca, Manuel Antonio había sido solicitado por el juzgado 10 Especializado de Bogotá y las autoridades contaban con una orden de Captura expedida por el juzgado 20 de la misma ciudad.

La detención de MANUEL ANTONIO, genero la reacción inmediata y organizada de las comunidades Indígenas del norte del Cauca, quienes lograron visibilizar la arbitrariedad y violación a los derechos humanos cometida, sin embargo, esta acción colectiva de denuncia fue respondida de manera violenta por los miembros del ESMAD, Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía, quienes dispararon gases lacrimógenos, gomas de bala, bombas de aturdimiento, dejando varios comuneros indígenas heridos.

La detención de MANUEL ANTONIO BAUTISTA PEQUI y las agresiones sufridas por las comunidades que se manifestaron en contra de su detención, pone una vez más en evidencia la permanente vulneración a los derechos que deben afrontar diariamente las comunidades indígenas en Colombia.

Solicitamos:

Al Gobierno Colombiano y a las instancias judiciales, reconocer públicamente el error cometido y regresar al líder de la Guardia indígena colombina, MANUEL ANTONIO BAUTISTA PEQUI a su comunidad y a la familia.

A la comunidad internacional emprender acciones de veeduría permanente y pronunciarse ante las sistemáticas violaciones en contra de los pueblos indígenas exigiendo del gobierno cumplimiento a las normas nacionales e internacionales de respeto a los derechos humanos.

A la comunidad Nacional pronunciarse y exigir del gobierno colombiano respeto a los derechos fundamentales de las comunidades indígenas y del pueblo colombiano. Así mismo hacer uso de todos los medios de difusión para visibilizar y denunciar la realidad de derechos humanos en Colombia, en particular la sistemática violación a los derechos de las comunidades indígenas.

ASOCIACION NOMADESC
CAMPAÑA PROHIBIDO OLVIDAR
MOVIMIENTO DE VICTIMAS DE CRIMENES DE ESTADO

CAPITULO VALLE DEL CAUCA

SINTRAUNICOL VALLE DEL CAUCA

Síguenos y dale estoy de acuerdo:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.