La UP no pasa al tablero

CON EXCEPCI√ďN DE QUIENES ASIStieron a colegios biling√ľes, o aun experimentales, la mayor parte de los colombianos estudiamos con los manuales escolares producidos por un peque√Īo grupo de editoriales.

Tras una r√°pida visita a la Librer√≠a Panamericana pude constatar que hoy d√≠a, si se eval√ļan los cuatro manuales disponibles en que la materia ‚Äúsociales‚ÄĚ es abordada, s√≥lo uno, ‚ÄúCiencias Sociales 10‚ÄĚ, de Santillana, dedica algunos p√°rrafos a describir el genocidio contra la Uni√≥n Patri√≥tica.
Ninguno de los textos de Voluntad Editores o Libros & Libros menciona siquiera la existencia del movimiento, creado en 1984 como resultado de los acuerdos de paz entre el gobierno de Belisario Betancur y la guerrilla de las Farc. El libro para estudiantes que cursan noveno, de Editorial Norma, menciona en un párrafo dedicado al asesinato de Luis Carlos Galán que los candidatos presidenciales de la UP, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo, también fueron ultimados. Pero ahí queda el tema.

Nada se dice del asesinato de los nueve congresistas, setenta concejales, decenas de diputados, alcaldes, dirigentes de juntas comunales, líderes sindicales y estudiantiles. Nada sobre los centenares de militantes de base que fueron masacrados a manos de grupos de autodefensas, ante el silencio de un Estado que poco hizo por esclarecer los crímenes. Nada sobre las ideas de Jaramillo y sus seguidores, también conocidos como los perestroikas por condenar la política de todas las formas de lucha, así como la lucha armada.

Este es, pues, un tema pr√≥ximo a convertirse en tab√ļ, no obstante que los investigadores profesionales hubiesen abordado en varias oportunidades el per√≠odo (con desacuerdos, es obvio, que son normales y bien vistos en las ciencias sociales). Falta Historia en las aulas. Porque si la UP pasase al tablero, si entre nuestras preocupaciones estuviese la de construir un relato cr√≠tico e informado del pasado, no habr√≠a espacio para mercenarios de la memoria como los que, de tiempo en tiempo, ofrecen sus ama√Īadas interpretaciones.

Por: Tatiana Acevedo

Síguenos y dale estoy de acuerdo:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.